¿ESCASEZ DE AGUA COMO RESULTADO DE UN COMPORTAMIENTO HISTÓRICO Y/O MODELO DE DESARROLLO?

El asentamiento de los núcleos de población en la comarca de Estepa estuvo predeterminado por la existencia de agua potable, localizándose en el piedemonte de la Sierra de Estepa, con abundantes manantiales de agua, los llamados “ojos de la sierra”, como es el caso de Gilena, Estepa, Lora de Estepa y Pedrera.

Otros se asentaron en la proximidad de cursos de agua, La Roda de Andalucía y Casariche , en la ribera de río Yegüas; Badolatosa en las proximidades del Genil; Herrera en las proximidades del temido arroyo Pilancón (“Jondo” entre los lugareños);Aguadulce en la proximidad del Río Blanco o Salado. Algunos de  ellos también próximos a los acuíferos del macizo estepeño, utilizando sus aguas subterráneas tanto para uso humano, como para regar sus huertas, que abastecían a los núcleos de Estepa y Osuna, las cabeceras comarcales.

EL FALSO DILEMA ABASTECIMIENTO DE LA POBLACIÓN Y/O, EXPANSIÓN DEL REGADÍO

La escasez de este recurso no debe achacarse a los usos de abastecimiento doméstico, la Directiva de Agua Potable (DAP) de la UE ha establecido el mínimo vital en 100 litros/persona/día, una demanda muy limitada para garantizar el mínimo vital que no supone más del 5% de los caudales que se extrae de la naturaleza, mientras que la agricultura consume más de 85%, alcanzándose el  95% para el  total de usos productivos, al incluir la industria y otros usos.

El sobredimensionamiento de la demanda agraria no es el único problema, pero si el principal. El olivar ha sido un cultivo que ha formado parte de la triada mediterránea, cultivo adaptado a climas secos, que en las últimas décadas se ha transformado en un cultivo de regadío. La implantación en la comarca del olivar intensivo y del almendro de regadío ha supuesto que la demanda de agua para estos cultivos se haya disparado.

En las últimas décadas, como ya hemos tratado en varios artículos de este portal y medios de comunicación ( Territorio porcino y avícola. El Diario 14.08.23),  las comarcas de Estepa y Osuna han sido receptoras de macrogranjas intensivas tanto avícolas como porcinas. Es más, existen incentivos fiscales en la mayoría de los municipios para fomentar su implantación, en base una supuesta creación de empleo y desarrollo económico. Es una actividad recordemos con un gran consumo de agua, y una alta contaminación de los acuíferos.

INDUSTRIAS TRANSFORMADORAS CON UN ALTO CONSUMO DE AGUA

A esto hay que añadir que algunas industrias de transformación agrícola demandan una gran cantidad de recursos hídricos, sin haber resuelto adecuadamente la depuración del agua utilizadas, son los vertidos industriales no resueltos, que en muchos casos desaguan en la red de saneamiento general inutilizando las EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales).

La expansión del regadío en la comarca de Estepa y Osuna se ha basado en la captación de agua del Genil, y sus afluentes, como puede ser el caso de Herrera, pero también en la captación descontrolada de los acuíferos, con lo cual nos encontramos como señalan Pedro Arrojo Aguado y Leandro del Moral Ituarte ( Impactos de la sobre explotación y contaminación de las aguas subterráneas sobre el Derecho al Agua. Prespectiva global y valoración de la situación en Andalucía ):

“…en muchos lugares, y en concreto en Andalucía, encontramos graves afecciones a los servicios urbanos de agua por sobreexplotación de los recursos, pese a que el abastecimiento a la población signifique un pequeño porcentaje de los recursos dedicados a otros usos productivos. Uno de los factores explicativos de esta situación estriba en el tradicional déficit de gestión de las aguas subterránea, que caracteriza, con excepciones significativas, a nuestra administración hidráulica, en un contexto general de supeditación de la gestión del agua a los procesos de crecimiento sectorial, especialmente del regadío “.

La creación de empleo, el progreso del medio rural, fijar la población, o evitar el éxodo ha sido el argumento utilizado para esquilmar los acuíferos de proximidad, apostando por la ampliación del regadío,  la localización de macrogranjas intensivas,o industrias con un alto consumo de agua. Los datos  y la realidad desmontan  ese futuro esperanzador ya que la situación socioeconómica no sólo no ha mejorado, sino que el modelo de desarrollo enfrenta al medio rural a un futuro más incierto. Considerar “la expansión del regadío como la base de la economía local, y única alternativa posible”, debe de ser meditado con cautela, el mundo rural debe de diversificar sus economías locales con miras más amplias.

LA OPCIÓN FINAL, LA MENOS BUENA

En la comarca de Estepa los acuíferos subterráneos son la reserva de agua de calidad más fiable, con una gestión adecuada se puede garantizar el abastecimiento de todos los municipios, más aún en un marco climático de sequía  prolongada y altas temperaturas. Se ha optado de modo excluyente  como consecuencia de errores acumulados y la dejadez por la opción menos sostenible y más costosa, la conexión con el Consorcio del Plan Ecija, que trae las aguas del sistema Bembezar-Retortillo.

Se está imponiendo como solución a los problemas de abastecimiento  en la Comarca Estepa-Osuna el traer agua desde embalses situados a más de 80 kilómetros (hay puntos concretos en los que se alcanza los 100 km. de tuberías en alta), descartando los recursos tradicionales. Es una estrategia escasamente cuestionada, intervienen tintes a veces partidistas potenciados por instituciones provinciales .El mismo Consorcio en su estrategia de expansión intenta aumentar su zona de abastecimiento para consolidarse como un modelo de  aglomeración urbana, que no lo es por la dispersión de la población, queriendo actuar como contrapeso  a otros  operadores públicos metropolitanos.Esta expansión sin limites del Consorcio de Aguas de Ecija, puede acarrear en el futuro grandes problemas con el compromiso de abastecer un territorio más amplio y con mayor población , “morir de éxito”. Se transmite la sensación de que el problema de abastecimiento en la Comarca de Estepa y Osuna esta definitivamente resuelto, abandonando definitivamente la alternativa más fiable, mas cercana, de mayor calidad y mas barata:los acuíferos de proximidad.

Desde las administraciones locales antes que enfrentarse a la realidad protegiendo los acuíferos de proximidad con un enorme coste político, se apuesta por  soluciones y obras faraónicas, mucho más rentable políticamente, aunque más costosas para el ciudadano. Muchos intereses en apostar por estos macroproyectos,…