LAS FRANQUICIAS EN LOS PEQUEÑOS MUNICIPIOS.

En el resto de municipios de la Sierra Sur sevillana, el mayor o menor número de franquicias guarda relación con su tamaño demográfico y con la densidad comercial de cada localidad sierrasureña. De manera que las franquicias se difunden con mayor rapidez y diversidad en los municipios de mayor tamaño, situados próximas o a pie de la autovía del 92 como son Osuna y Estepa, que en el resto del territorio.Se trata de dos ciudades pequeñas con unos valores medios de entre 250 y 500 comercios, cada una.

Y, tras éstas figuran municipios como Casariche, Los Corrales, Gilena, Herrera, Martin de la Jara, La Roda de Andalucía, y Pedrera. La mayoría de ellos están situados en el intervalo de entre cuatro y seis mil habitantes y entre setenta y doscientos comercios.

Le siguen, en tercer lugar, los municipios entre cuatro y dos mil habitantes tienen una presencia muy escasa de tiendas franquicias ( Algamitas, Aguadulce, Badolatosa, Marinaleda y El Rubio. La excepción a la tendencia anterior de expansión gradual de las franquicias son los municipios de más pequeño tamaño (como Lora de Estepa y Villanueva de San Juan), que con muy pocos comercios (menos de 20) no han atraído todavía casi ninguna cadena franquicia.

Entremos a describir su ubicación en los núcleos urbano. En la localidad de Estepa gran parte de las franquicias se localizan en la Avenida de Andalucía (antigua travesía de la carretera nacional). Aquí se concentran las más recientes tiendas franquicias de una docena de tiendas asociadas a las nuevas tecnologías como las de telefonía móvil (DIGI, Movistar, Masmóvil, Orange, Phone house y Vodafone) o de informática (APP, BEEP, Dynos y Expert). Las acompañan las franquicias de mensajería urgente (como MRW y Nacex), de artículos de alimentación (como la panadería Polvillo) y de helados (La Jijonenca).

Tanto en estas ciudades pequeñas como en el resto de municipios rurales, las modalidades de tiendas franquicias más dispersas en la Sierra Sur sevillana son las cadenas de supermercados, las de alimentación, las tiendas de telefonía móvil y de informática y las de mensajería. Sin embargo, las tiendas de textil y moda son mayoritariamente familiares y locales. La excepción es la franquicia de ropa de moda ursaoenense Alvaro Moreno (con dos tiendas en Osuna). Su red de medio centenar de tiendas franquicias se ha extendido, sobre todo, por los centros históricos y centros comerciales de grandes ciudades de España y parte del extranjero.

La realidad anterior hay que matizarla según la actividad comercial a la que se dedica cada tienda franquicia en los municipios de la Sierra Sur. Así, dentro de las cadenas de supermercados de alimentación, una de sus modalidades es el autoservicio de tamaño mediano (más de 500 metros cuadrados), perteneciente a cadenas
nacionales e internacionales (como DIA, LIDL o MERCADONA.). Aparece en los dos municipios de mayor tamaño (Osuna y Estepa).

Sin embargo, los supermercados de más pequeña superficie (por debajo de los 500 metros cuadrados) llegan a casi todos los municipios, incluso los más pequeños. Aquí predominan las cadenas andaluzas de supermercados (ALSARA,COVIRAN, DIAZ CADENAS y EROSKI) y tienen como establecimientos asociados a pequeños comerciantes locales.

EL COMERCIO ASOCIADO

La integración del comercio familiar como establecimientos asociado es una tónica común en determinados ramos minoristas. Así, en algunos municipios de mayor tamaño (Osuna, Estepa, La Roda de Andalucía Y El Saucejo) hay más de una decena de tiendas franquiciadas de Informática y telefonía móvil, de artículos de ferretería (asociados a la nacional Cadena 88, o a la cadena andaluza OPTIMUS );tiendas de electrodomésticos (integrados en la cadena TIEN21), o de deportes ( cadena Tiendas Campeón oriunda de la comarca) o, franquicias nacionales como Imagina Sport, Sprinter.

EL EJE COMERCIAL INTERURBANO

El principal eje comercial interurbano de la Sierra Sur es lineal. Se trata de la actual autovía A 92 Sevilla-Málaga y Granada, que ha sustituido a la antigua carretera nacional 334.

La imagen de este eje viario hasta las últimas décadas del siglo XX estaba salpìcada por una red de “ventas” y “restaurantes”. Su estética era similar al cortijo campesino. Y en su interior no faltaban el botijo, los mantecados y las garrafas de aceite en un expositor. Tampoco el penetrante olor del guiso del día, ni la rústica decoración con la fotografía del patrón o la patrona local y el banderín del equipo de fútbol favorito. Sin embargo, no había ningún establecimiento igual a otro

La homogeneidad visual de este paisaje ha venido con la red de franquicias del supermercado francés Carrefour Express que cohabitan con las gasolineras que sirven a la autovía. Incluso, el área de descanso del grupo franquicia andaluza ABADES tiene complejos similares en las carreteras de otras provincias. Las franquicias que atienden ahora a los usuarios de la autovía son, casi todas, edificios asépticos, modernos y funcionales. Se podría estar viajando por cualquier otro lugar de la geografía andaluza, si no fuera por su tienda de regalos bilingüe (inglés y español). En ellas, los productos estrellas siguen siendo los mantecados y el aceite.

LOS CAMBIOS DEL PAISAJE COMERCIAL URBANO

La memoria sentimental del paisaje comercial urbano sierra sureño de nuestros abuelos ha estado asociada a tiendas que duraron varias generaciones. Aquel establecimiento de ultramarinos (con sus variados y exóticos olores), esa calle inundada por el olor del pan recién hecho en el obrador cercano, o el ambiente cordial y desenfadado de aquella taberna típica, mentideros de tantas habladurías.

Pero la nueva generación milenial (los nacidos en la década de los ochenta,entre 30 y 40 años actualmente)evocará otros recuerdos de su infancia y juventud. Entre ellos, la llegada del supermercado donde había de todo; o de las primeras tiendas de telefonía móvil y de informática, que los zambulleron de plano en el mundo de las nuevas tecnologías.

LOS DAÑOS COLATERALES DEL EFECTO AMAZON

Como bien recoge Fede Duran en el artículo publicado en El Mundo el 29.03.24 Los daños colaterales del imparable efecto Amazon, que afecta tanto al medio rural como a los grandes núcleos urbanos, pero en el medio rural la penetración del comercio por internet tiene efectos ya letales:

“La muesca más obvia del efecto Amazon marca el rostro del comercio de proximidad, atrapado en una tormenta perfecta donde confluyen la inflación del mercado inmobiliario, el cambio de hábitos derivado de la pandemia (el consumismo se vertebra hoy en internet) y la imposibilidad de competir en stock con los inmensos hangares de la multinacional estadounidense. No es extraño pasear por las antiguas arterias comerciales de cualquier ciudad española y comprobar cómo las franquicias y el house flipping han transformado sus fisonomías”.

El IMPACTO DE LA CULTURA DE LA HIPERVELOCIDAD: QUIERO ALGO AHORA Y, AQUÍ.

El impacto que la cultura de la hipervelocidad tiene a escala laboral lo explica Amy Sorkheim en un artículo publicado en Engadget: “La empresa opera una flota de aviones de carga, experimenta entregas con drones y despliega miles de furgonetas de reparto, aunque ninguna de esas furgonetas con la marca Amazon está conducida por empleados reales. En su lugar, empresas independientes, conocidas como socios de servicios de entrega, subcontratan a otros conductores para que se ocupen de esta tarea”. Muchos de ellos orinan en botellas durante los turnos de reparto, otros sufren accidentes en los almacenes e incluso se han denunciado casos de espionaje a la plantilla (el Gobierno francés le impuso una multa de 32 millones de euros).

EN CONCLUSIÓN

La crisis del comercio tradicional y de proximidad afecta tanto a los grandes núcleos urbanos, pero sobre todo al medio rural, donde la penetración del comercio por internet es letal en espacios donde el comercio es y sólo residual. Las medidas como el Centro Comercial Abierto, la creación de Centros Comerciales tipo Volare, o la adaptación del Centro Comercial N4, son respuestas de retiradas ante una situación de crisis y de cambios de hábitos de consumo.

Sevilla, 24 de marzo 2024

Sobre el autor: Carlos Parejo Delgado

Carlos Parejo Delgado nace en Sevilla en 1958. Geógrafo de profesión (Universidad de Sevilla, año 1981), ha combinado sus trabajos para la Administración pública sobre medio ambiente, urbanismo y ordenación del territorio con el mantenimiento actualizado del Sistema de Información Territorial y la Encuesta de Equipamientos e Infraestructuras Locales de la Diputación Provincial de Sevilla; actividades que ha combinado con otras colaboraciones en materia Áreas Industriales y Logísticas. Además, ha realizado una treintena de publicaciones sobre el paisaje de Andalucía, de la Sierra Sur y de Sevilla ciudad.