UNA BUENA PRÁCTICA: COMIDAS EL PUCHERO, S.L. EL BONILLO (ALBACETE).

Entre 2009-2010 se desarrolló el proyecto SERVICIOS DE PROXIMIDAD EN TERRITORIOS RURALES, dentro del Programa de Red Rural Nacional, financiado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, y en concreto por  la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio.

El proyecto se acogía a la Orden Ministerial ARM/1287/2009 (8.05.2009), con el expediente 20095110501000062.

Los criterios por los cuales fue seleccionado dicho proyecto fueron los siguientes:

OBJETIVO GENERAL.

  • Mejorar la calidad de vida de la población rural mediante la implantación de los servicios de proximidad.
  • Facilitar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
  • Fijar la población local en el territorio.

OBJETIVOS ESPECIFICOS.

Cubrir las necesidades existentes en determinados colectivos de la población (tercera edad, dependientes, etc.). Las necesidades a cubrir serian:

  • Necesidades básicas de alimentación en dichos colectivos.
  • Atención personalizada y en su propio domicilio de personas que encuentran dificultades  o reticencias a abandonar el mismo.
  • Las ventajas que tiene el servicio son: La rapidez en la prestación y la confianza en las personas por ser conocidas en la zona.

RESUMEN DE ACCIONES

‘El Puchero’ es un proyecto que ofrece un Servicio de Proximidad y que está dirigido a un colectivo dependiente, cada vez más numeroso en las zonas rurales.

Como iniciativa tiene dos efectos claros:

  • Por una parte, ha posibilitado el autoempleo de la promotora, y la contratación de otras personas, la mayoría mujeres.
  • Cubre una necesidad del colectivo más numeroso de los municipios de la comarca de la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel, el de las personas mayores.

CONTEXTO

En la comarca Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel no existía ninguna empresa que ofreciera el Servicio de Comidas Condimentadas a domicilio, dependiente del Consorcio de Servicios Sociales de Albacete. Por tanto, el servicio no se prestaba en estos municipios.

María Hernández había estado trabajando en una vivienda tutelada del municipio de El Bonillo. Tras terminar con este empleo y realizar un curso de emprendedores y otro de ayuda a domicilio, pensó en iniciar un negocio propio que solucionara el problema de los mayores de no poder hacerse la comida y, por ello, tener que abandonar sus hogares.

Las mujeres rurales, que buscan incorporarse en el mercado laboral no encuentran alternativa en sus propios municipios, dada la escasa oferta de empleo existente. Se ven por tanto, obligadas en muchos casos a renunciar a su proyecto personal o emigrar.

Los servicios de proximidad, y en este caso la atención a la población mayor, constituye una importante fuente de empleo especialmente femenino.Hay un uso intensivo de la mano de obra feminina,  siendo el colectivo más castigado tradicionalmente por el desempleo.

La prestación de este servicio refuerza la cohesión social, y equipara el medio rural con el urbano. Mejorando en definitivala calidad de vida de la población rural.

La nueva empresa contempla como una oportunidad de empleo y negocio la normativa autonómica y  la gestión de este nuevo servicio. Pretende cubrir las necesidades, hasta ahora no satisfechas, de forma adecuada de la población local.

DESARROLLO DEL PROYECTO.

La puesta en marcha de la iniciativa de María Hernández fue el punto de partida del proyecto. El servicio comienza a funcionar con 3 trabajadoras y nueve usuarios en el municipio de El Bonillo.

Prestar un servicio o tener una formación universitaria no es suficiente para llevar de forma adecuada la gestión de una empresa. La empresa tiene que ser viable, hacer frente a sus obligaciones sociales y compromisos laborales, la vocación y la ilusión no puede suplir la gestión.  La nueva empresa no tenía experiencia de gestión empresarial, ni de la gestión de los recursos humanos. Superar estos obstáculos lógicos era imprescindible para la viabilidad del proyecto.

La voluntad tenía que dar paso a la eficiencia empresarial, como única garantía de éxito. Era necesario ofrecer un servicio de calidad y ampliar la zona de trabajo. Por ello, rápidamente crece el servicio, y dos años más tarde, cuenta con cinco trabajadoras y 80 usuarios. Presta servicio en cinco municipios: El Ballestero, El Bonillo, Lezuza, Munera, Ossa de Montiel y Tiriéz (pedanía de Lezuza).

El crecimiento implica la necesidad de instalaciones mayores. María se embarca de nuevo en un proyecto LEADER para construir un hotel-restaurante, manteniendo el servicio social que es el alma del negocio.