ALGUNAS CONCLUSIONES

La creación de bulevares que crucen el interior de los núcleos urbanos desde los cuatro puntos cardinales es relativamente escasa en los municipios de la Sierra Sur.

Hay dos excepciones. La primera es la de las travesías urbanas de la carretera autonómica A 406, o carretera paisajística del piedemonte entre Morón y Sierra Yegüas, donde las márgenes del viario, que funciona como travesía urbana, han sido equipadas con aceras peatonales y plantaciones de arbolado de sombra y pérgolas. La segunda corresponde a la carretera provincial SE- 9226 o futura circunvalación Este del núcleo urbano de El Rubio.

Y es que en los tramos de entrada y salida de antiguas carreteras (hoy, travesías urbanas) predominan las avenidas ajardinadas, con un excesivo protagonismo del tráfico rodado y los aparcamientos. En general, una práctica habitual es la plantación de adelfas, naranjos y palmeras en sus aceras, que tan solo crean un ambiente de semi sombra. Asimismo, se observa que la transformación de las travesías urbanas en bulevar arbolado y es más habitual en las periferias que en el interior de los núcleos urbanos, donde hay solamente avenidas ajardinadas.

Las conexiones de los núcleos urbanos con sus pedanías próximas solo en algunos casos de efectúan a través de bulevares, sobresaliendo el bulevar que discurre entre Marinaleda núcleo y Matarredonda (travesía de la carretera A 388), que es ideal para los desplazamientos a pie, por la presencia de una ancha acera peatonal sombreada con una doble hilera de árboles.

Los paisajes urbanos del agua están aún poco aprovechado para la creación de bulevares arbolados, debido al carácter inundable de los cauces fluviales.

Hasta ahora se ha acondicionado el paseo fluvial del río Genil a su paso por Badolatosa núcleo. Con todo, grandes esperanza están puestas en que a medida que concluyan las obras de defensa frente posibles inundaciones, vayan haciéndose realidad los futuro paseos fluviales del río Yegüas, a su paso por los núcleos urbanos de Casariche y La Roda de Andalucía-. No solamente para integrar los ambientes ribereños con el resto del paisaje urbano, sino para que como “corredores verdes· sea posible crear itinerarios que atraviesen estas poblaciones mediante espacios de sombra.

El interior de los núcleos urbanos se puede recorrer mediante bulevares arbolados en los lugares que sirven de acceso a sus habitantes a equipamientos singulares. Principalmente a sus cementerios y, también, a sus piscinas municipales (en municipios como Aguadulce, Casariche, Gilena, Estepa, Pedrera o La Roda de Andalucía).

Y todo ello, pese al escaso número de alamedas urbanas de la comarca, como la de la calle Álamos (municipio de Gilena) o el paseo de la piscina (municipio de Pedrera).

Un caso original es el municipio de Pedrera donde, a imagen y semejanza del paseo de la ermita, se han condicionado otros dos bulevares arbolados dentro del núcleo urbano, el del paseo del Toledillo y el de la Nao Pinta.

Sevilla, noviembre de 2022

Carlos Parejo Delgado

Colaboración y maquetación :R.O.B

SOBRE EL AUTOR

Carlos Parejo Delgado nace en Sevilla en 1958. Geógrafo de profesión (Universidad de Sevilla, año 1981), ha combinado sus trabajos para la Administración pública sobre medio ambiente, urbanismo y ordenación del territorio con el mantenimiento actualizado del Sistema de Información Territorial y la Encuesta de Equipamientos e Infraestructuras Locales de la Diputación Provincial de Sevilla; actividades que ha combinado con otras colaboraciones en materia Áreas Industriales y Logísticas. Además, ha realizado una treintena de publicaciones sobre el paisaje de Andalucía, de la Sierra Sur y de Sevilla ciudad.