4.ESTRATEGIA BIODIVERSIDAD 2030.

Responde al común deseo del “trilogo” (Comisión, Parlamento y Ministros) y también a la demanda de la FAO de intentar frenar la destrucción progresiva de la Naturaleza, recuperar los bosques y humedales,y en definitiva hacer frente al Cambio Climático . Con ello se aportaría bienestar y mejora la resilencia y la sostenibilidad ambiental y económica en el planeta. Con este fin se han marcado seis grandes “misiones”.

  1. Ampliar en una media del 30% las zoans protegidas y creando más zonas “Natura 2000”.
  2. Poner en marcha un plan integral de recuperación de la Naturaleza, mediante compromisos identificables de restauración de ecosistemas degradados y para su gestión sostenible.
  3. Introducir medidas que permitan este cambio transformador, garantizando su implantación y el seguimiento de los progresos logrados, mejorando el conocimiento de los procesos, y respetando  al medio natural en la toma de decisiones públicas y empresariales.
  4. Incorporar medidas para afrontar la perdida mundial de la biodiversidad, genéticas de las especies, trabajando en el marco del convenio de la ONU sobre la Biodiversidad Biológica. En el documento estratégico se establecen varios objetivos específicos para avanzar:
  • Extender más la agricultura ecológica y afrontar la pérdida de biodiversidad de la fauna y la flora, y la degradación o eliminación de reservas de suelo, agua y aire. Y para ello
  • Se deberá detener la disminución sensible de aves, insectos, y entre estos muy singularmente los polinizadores.
  • Reducir el riesgo ambiental y humano de fitosanitarios  tóxicos en un 50% en 2030.
  • Restablecer al menos 20.000 km. de ríos con caudal de flujo libre en la UE.
  • Plantar 3.000 millones de árboles en seno comunitario en el decenio 2020-2030.
  • 5 Estimular la recuperación, el reciclado y, uso de envases, residuos, efluentes y alimentos no utilizados: la llamada Economía Circular.
  • 6. Protección de ecosistemas, paisajes y poblaciones vegetales y animales autóctonos en riesgo de extinción

Como ha manifestado la  actual Presidenta de la Comisión  (Úrsula Von der Leyen), “todo esto pretende proteger y recuperar la biodiversidad y el buen funcionamiento de los ecosistemas y mejorara su resilencia. La recuperación económica tras el COVID-19 debe de evitar viejos hábitos perjudiciales, incluyendo un uso sostenible. Más de la mitad del PIB mundial depende de la Naturaleza en cuanto consumo de materias primas”.

El Pacto Verde guiará esta superación para que la Naturaleza esté también presente en los objetivos económicos de la UE.

Esta estrategia de Biodiversidad 2020 está coordinada con los Objetivos de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible de 1992 (Tokio), y los Acuerdos de Paris (2016),y Glasgow (2021) sobre el Cambio Climático.

La próxima PAC (2023-29) está comprometida en promover estas prácticas agrícolas sostenibles  mediante lo que se ha denominado Ecoesquemas (o Ecoregímenes), a base de financiar  las  prácticas y las “regiones biogeográficas” mediante el empleo de  recursos locales, y sostenibles. Igualmente para ayudar a establecer “ corredores ecológicos” y tareas conservacionistas en aguas, suelos y en las especies animales y de plantas. En suma todo un programa integrado y  completo de protección y conservación de la Naturaleza, incluida la protección de la flora, fauna y animales silvestres autóctonos.