PROPUESTAS DE ACTUACIÓN

En 2017, realizábamos una serie de propuestas, que lamentablemente creemos siguen siendo en 2022 válidas, ya que la situación poco ha cambiado:

Protección del acuífero.

Solicitar mediante las administraciones locales  a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, legalizar y delimitar el perímetro de los pozos que abastecen a las poblaciones de nuestra comarca.

En el importante Macizo de Estepa, verdadera divisoria de aguas de la comarca, se propone proteger los sistemas acuíferos de Águilas –Guichón y Sierra de Becerrero. Por la importancia de sus características  y ,caudales de agua para abastecimiento urbano.

Garantizar en los distintos acuíferos de abastecimiento urbano la calidad y potabilidad del agua.

Recordar que los acuíferos se ven muy afectados por los efectos negativos de ciertas actividades humanas. La agricultura intensiva y, las extracciones mineras, afectan no solo a la calidad del agua embalsada, sino que también puede alterar el almacenamiento de la misma. La abundancia de canteras que bordean la sierra y próximas a la zonas de captación de agua, pone en peligro el suministro urbano.

La presión agraria afecta a la calidad del agua embalsada en el acuífero común. Los principales problemas etán relacionados con la contaminación por nitratos, turbidez, fitosanitarios. Se pone en peligro el abastecimiento urbano, que tienen su origen, en concreto en la comarca de Estepa, en la extensión del olivar de regadío, que va destruyendo el sistema local de abastecimiento.

Realizar un censo de pozos existentes para la  extracción de agua para riego y/u otros usos.

Se desconoce con exactitud los pozos legalizados y los pozos ilegales existentes en la comarca. Se está actuando con la permisividad de las autoridades, que miran para otro parte.

Estas extracciones afectan y amenazan al acuífero común, y el abastecimiento doméstico. Problema que es no es exclusivo de la comarca de Estepa y, que se dan en espacios más emblemáticos, como Doñana.

Estas medidas deberían de llevar implícito las instalaciones de contadores de agua en los pozos privados, con un historial de registro actualizado a disposición de la administración competente. Sería una forma de evitar el despilfarro, y hacer de este recurso público un uso eficiente.

No mantener por parte de los distintos ayuntamientos  una postura proactiva en la legalización de pozos privados.

No existe por parte de la administración un control exhaustivo de los pozos existentes. Muchos ayuntamientos se han excedido de sus competencias. Han facilitado ,mediante la expedición de certificados de antigüedad, la legalización de pozos privados, poniendo ahora en peligro el abastecimiento público.

Es necesario mantener desde la administración local una postura coherente. Y reconociendo que no se tiene competencia en la legalización de los pozos privados para uso agrícola u otros usos. Manteniéndose al margen, ya que es una competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Necesidad de medir y controlar el volumen de agua extraída en los distintos acuíferos.

Controlar el agua extraída mediante la instalación de contadores inteligentes digitales. Actualmente se desconoce el volumen real de agua extraída en los distintos acuíferos. El seguimiento y control de los caudales extraídos en el Macizo de Estepa, han de ser continuos y supervisados por técnicos y profesionales relacionados con los estudios hídricos. Es fundamental tener un control exhaustivo y preciso de los sistemas acuíferos del Becerrero y Águilas-Guichón.