EL PROBLEMA DE ABASTECIMIENTO NO ES ALGO NUEVO, NI EXCEPCIONAL.

La sequía y el problema de abastecimiento de agua potable en algunos municipios de la comarca, no es algo nuevo, ni algo excepcional.  

Decíamos en aquellos artículos: “La sequía de 2017, no es una situación novedosa en España, ni en la comarca, ni siquiera infrecuente. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) asegura que ,entre 1981 y 2017, España ha vivido 12 periodos de sequía de un total de 227 meses”.

Es decir, que “durante los últimos 37 años (1981-2017), nuestro país ha estado en situación de sequía el 54% del tiempo”. Las sequías son, por tanto, un componente normal de climas mediterráneos y no cabe gestionarlas como algo excepcional y que no está previsto. Han existido problemas recientes de abastecimiento en la comarca en los siguientes años: 1975-76; 1981-1983; 1992-1995, 2016-2017.

Por tanto, a las secuencias anteriores habría que añadira sequía de 2021-2022 (2023?) . No es algo que nos haya cogido de sorpresa. Es por tanto,algo propio en los climas mediterráneos, por lo cual consideramos que no se han tomado previamente las medidas oportunas.

PLUVIOMETRIA IRREGULAR, PERO PROPIA DE UN CLIMA MEDITERRÁNEO.

Para conocer el impacto de la pluviometría hemos acudido a la serie histórica recogida y facilitada por D. José Robles Martin, que toma como referencia el año agrícola. En la comarca existen solo tres estaciones con todas las variables homologadas por AEMT: Lora de Estepa (5612X), Osuna (5998X), y La Roda de Andalucía (5612B).Todas de reciente funcionamiento, la estación de Lora de Estepa, la más antigua tiene registros a partir de 2004.

El comportamiento pluviométrico es propio de un clima mediterráneo, con precipitaciones irregulares, con fuertes oscilaciones donde se alternan años secos, con años más lluviosos, incluso con años agrícolas que se superan los mil litros.

LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO.

Los periodos secos se están acentuando y alargando por efecto del CAMBIO CLIMÁTICO. En cuanto a la distribución de los recursos hídricos, se prevé que cambie de forma significativa. Se hablade descensos de hasta un 30% en las latitudes medias, como la región mediterránea (PAAC 2007-2012). Los periodos de sequía son más frecuentes y más intensos.

Cuando analizábamos los efectos del cambio climático sobre un paisaje concreto como la Cantera Las Carrizosas (Herrera/Sevilla) apuntábamos lo siguiente:

“Cuando se habla de cambio climático y , de los efectos del hombre sobre la naturaleza se suele plantear como un proceso muy lento, algo muy lejano, no apreciable por la población actual “.

“Efectos que soportaran o verán las generaciones venideras solemos decir, pero la realidad es muy distinta. El cambio climático, y nuestros entornos paisajísticos a veces ponen en entredicho nuestro optimismo y pasotismo”.

PERO LA CULPA DE LA ESCASEZ NO ES EN EXCLUSIVA DEL CAMBIO  CLIMATICO.

El 71% del planeta está cubierto de agua. Poco más del 2% de esa cantidad es agua dulce, y como mucho el 1% de esta es accesible. Como ha calculado National Geographic , solo  el 0,007% del agua del planeta está disponible para  sustentar y abastecer a sus 7.000 millones de habitantes” ( El planeta inhóspito David Wallace.Wells).

La crisis, como veremos, no viene principalmente motivada exclusivamente por el cambio climático. Ese 0,007% permitiría abastecer de agua a una población de 9.000 millones de habitantes, e incluso más.

EL PAPEL DE LA AGRICULTURA Y LA INDUSTRIA

Entre el 70/80 % del agua dulce se utiliza para la agricultura y la producción de los alimentos. Entre un 10/20 % se utiliza para la industria.

La economía de la comarca se basa en un sector agroindustrial depredador de recursos hídricos, con un alto consumo  y despilfarro de agua. Sectores productivos   que no ha resuelto aun adecuadamente la depuración del agua utilizada.

LA DEPURACIÓN DE LAS AGUAS RESIDUALES DE LOS MUNICIPIOS.

Aunque en las tasas municipales de suministro de agua potable está incluido la depuración de las aguas residuales, esta no se realiza con todas las garantías. Se está cobrando un servicio a los ciudadanos, que en la mayoría de los casos no se presta adecuadamente, o simplemente no se presta.

En algún municipio de la comarca, la EDAR tras su construcción solo funciono unos meses, siendo abandonas y sus piezas robadas impunemente.Muchos ayuntamientos consideraban, que su puesta en funcionamiento era una carga por el alto consumo energético.

“Son varios los ayuntamientos que no depuran sus aguas, unos por carecer de instalaciones, otros por uso inadecuado, y otros abandonaron las instalaciones a  su suerte, siendo robado el equipamiento, y ahora es necesario equiparlas de nuevo. Suministrar agua gratis, no era compatible con el compromiso medioambiental de depurar las aguas”.

¿ LA ESCASEZ , RESULTADO DE UNA INCAPACIDAD POLITICA?

La sequía no es una excepción, como ya hemos apuntado, se puede convertir en habitual: Lo que hoy consideramos como  una excepción será la norma en un horizonte temporal cercano. Hasta la fecha, todos hemos mirado para otro lado. Nadie le ha puesto el cascabel al gato.

Un recurso abundante que se vuelve escaso debido a la dejadez y, la indiferencia de los grupos dirigentes y la sociedad: unas infraestructuras deficientes, la contaminación, una urbanización, un desarrollo imprudente.

La crisis es por tanto política, es decir no inevitable o necesaria, ni superior a nuestra capacidad de solucionarlo. Por lo tanto en la práctica es opcional, y resultado de un modelo de gestión. Se ha optado por mantener o vivir con la escasez.

Podemos por tanto apuntar, como señala David Walace-Wells en su libro “El Planeta inhóspito”(2019) ,que la escasez es resultado de una incapacidad política.

NO HEMOS SABIDO GESTIONAR LA SEQUIA

En este verano de 2022 , hemos tenido problemas de abastecimiento de agua potable en algunos municipios de la comarca de Estepa. La pregunta que nos planteamos es la siguiente: ¿ nos encontramos en un problema de escasez, o un problema de gestión?.

Las sequias se podrían haber podido gestionar sin restricciones y sin recurrir a las tomas de emergencias. Estas situaciones de emergencia disminuyen la calidad del agua suministrada a los ciudadanos.